En muchas partes del mundo se aprovecha en pequeña escala esta misma técnica: extraer agua de del aire cargado de humedad. Cerca del 70% de la superficie del planeta está cubierta de agua. Este dato puede hacer pensar que todo el mundo tiene acceso a ella.

Pero no es así. Algo tan sencillo como abrir el grifo y llenar el vaso de agua, se convierte en un mito en países subdesarrollados. Muchos lugares, especialmente en África, pasan por largos periodos de sequía y/o carecen de las infraestructuras necesarias para obtener agua potable.

El arquitecto italiano Arturo Vittori pudo comprobarlo durante un viaje a la región noreste de Etiopía, donde los habitantes de pequeños pueblos sufren la escasez de agua.

El sistema de la técnica de captación de agua y la construcción de Warka se inspira en varias fuentes.

Muchas plantas y animales han desarrollado características estructurales únicas tanto en micro y nano-escala en sus superficies que les permiten recoger el agua del aire y sobrevivir en entornos hostiles.

Mediante el estudio de la concha del escarabajo de Namib, hojas de flor de loto, hilos de tela de araña y el sistema de recolección de niebla integradas en cactus, estamos identificando materiales y recubrimientos específicos que pueden mejorar la condensación de la humedad y el flujo de agua y la capacidad de almacenamiento de la malla.

Las colmenas de termitas han influido en el diseño de la cubierta exterior del Warka, el flujo de aire, la forma y la geometría.

También los ingenieros se han fijado en las culturas locales y la arquitectura vernácula, la incorporación de las técnicas tradicionales de Etiopía de cestería en el diseño de Warka.

Y el resultado son estructuras en forma de torres para la captación y recogida del agua.


vía: Warka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *