Zaha Hadid ha dejado marca en Miami. La innovadora arquitecta bagdadí sentía pasión por este lugar del sur de Florida donde le aconteció su deceso el anterior 31 de marzo a los 65 años, cuando estaba siendo asistida de una bronquitis.

En él quería dejar para el futuro una exhibición de su talento. «Amaba este sitio y los camaradas que tenía aquí», asevera Gustavo Berenblum, el arquitecto argentino que colaboró con ella y que integraba a su círculo íntimo, en el que rebosaba de personas del mundo de la cultura y el arte.

La ciudad de Miami sería su segunda casa, en la que se resguardaba para huir del torbellino de la ciudad de Londres, la urbe donde había establecido su despacho hace 37 años.

Frente al algarabía y el sombrío clima de la capital inglesa, en Florida gozaba del mejor tiempo y de la playa. «A Zaha le fascinaba el sol y frecuentemente se sentaba afuera a percibir su calor y su luz», recuerda la artista Michele Oka Doner, también amiga de la arquitecta, que convivió con ella múltiples instantes en su última semana de vida.

En verdad, Hadid estuvo visitando el Pérez Art Museum Miami, donde Oka Doner tenía una exhibición. «Yo sabía que se hallaba mal, pero eso no la paraba -afirma-. Como siempre y en toda circunstancia, proseguía hacia adelante, como la reina en el tablero de ajedrez de la vida. Creo que ella venció la partida».

62 niveles de curvas

La enorme obra con la que Zaha Hadid va a dejar su impronta en Miami es One Thousand Museum, el torre de 62 plantas ubicado en frente de la bahía de Biscayne en el número 1000 del boulevard del mismo nombre, en pleno centro de la ciudad.

Todos los proyectos, encabezadas ahora por un enorme pintura de Zaha Hadid que rinde homenaje a la arquitecta, han alcanzado ya el noveno nivel y dejan observar las primeras curvaturas de lo que va a ser el factor más importante del rascacielos, un «exoesqueleto».

Se trata de una soporte externo que, que incluye las peculiares formas serpenteantes que la arquitecta acostumbraba a imprimir a sus obras, envolverá el frente de vidrio y va a dar al conjunto el aspecto de una gigantesca estatua.

Para el promotor de la torre, Gregg Covin, cuando esta «voluptuosa» torre esté finalizada en dos mil dieciocho será en sí todo «un homenaje a Zaha en el skyline del centro de Miami».

En declaraciones presagia que el One Thousand Museum se transformará en «un foco de interés del horizonte de la ciudad de Miami y ascenderá su estatus arquitectónico a nivel internacional».

De momento, ya se han vendido más de la mitad de los 83 exclusivos apartamentos de la torre, cuyos costes van desde los 5.8 millones de dólares estadounidenses el más asequible hasta los más de 20 millones el más costoso.

Entretanto progresa la edificación de lo que va a ser el icono de su herencia en la ciudad de Miami, otra gran proyecto con el que Zaha Hadid creía dejar su huella no tendrá la misma suerte.

Consistía en un parking de 6 niveles y una plaza en la ciudad de Miami Beach, ubicados a solamente 3 manzanas de donde tenía su vivienda y que iba a coloborar con el estudio de Gustavo Berenblum y su esposa, la igualmente arquitecta Claudia Busch, mas que finalmente no se realizará.

Funesta casualidad

Por una trágica casualidad, el mismo día que moría Hadid en el centro de salud Mount Sinaí de la ciudad de Miami Beach se otorgaba frente al Municipio de la urbe playera el proyecto decisivo.

«Fue impresionante. Murió a las nueve y media o diez de la mañana y en ese instante apretaba el botón para enviar la documentación. Nos quedamos en conmoción», rememora Berenblum.

El diseño expuesto en un comienzo tenía un costo de cerca de 50 millones de dólares y la ciudad solicitó que se redujese a la mitad, con lo que hubo que amoldarlo al nuevo presupuesto.

Mas los encargados municipales decidieron por último la semana pasada que quedaba descartado.

Conforme el diseñador argentino, «la urbe tenía otra percepción de lo que deseaba hacer» y, asimismo, sobre los cambios efectuados, «hay una parte donde la esencia se comienza a desvirtuar», mantiene.

Hahid fue asimismo autora de una instalación llamada «Elastika» en el edificio histórico del Distrito del Diseño de Miami y había comenzado a trabajar en el proyecto para una universidad en el norte de la ciudad de Miami Beach.

vía: zahahadidarchitechts.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *