Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), más de mil millones de personas no tiene acceso a agua potable, y unas 3 mil mueren a diario por beber agua contaminada.

Para solucionar este problema, el arquitecto francés Vincent Callebaut propone una solución que conjunta arquitectura y tecnología en una estructura anfibia.


Se trata de un monumento flotante a la vida urbana que además de cruzar los ríos de las ciudades limpia el agua durante el proceso.

El jardín flotante anfibio Physalia utiliza un sistema de bio-filtración para limpiar los ríos actuando como si fuera un filtro de un acuario típico, pero en este caso el filtro en sí mismo es el jardín en su superficie.


Physalia está cubierta con cuatro jardines exteriores e interiores -agua, fuego, tierra y aire-. El follaje de la isla limpia las aguas de los ríos por los que navega filtrado los contaminantes.

Esta isla flotante es 100% auto-suficiente en cuanto a energía se refiere. El proyecto está inspirado en un anfibio pneumatophorous llamado Physalia physalis, que significa Burbuja de Agua.


La cubierta de la estructura contiene una membrana neumática doble cincelada con células solares fotovoltaicas. Bajo la cáscara, las hidroturbinas transforman la energía de la corriente de agua en hidroelectricidad.

La superficie del casco está formada por una capa de aluminio que cubre la estructura de acero. El acabado metálico está recubierto por una capa de óxido de titanio en forma de anatasa que reacciona con los rayos ultravioleta, reduciendo la contaminación del agua.


Como añadido para convertirse en un recipiente auto-limpiador, el diseño puede absorber y reciclar mediante un proceso de fotocatálisis.

Physalia contiene una doble cáscara separada por una red hidráulica que filtra el agua que fluye y purifica biológicamente gracias a su cubierta ajardinada.


Este sistema acuático es una suma de la naturaleza y la biotecnología, diseñado para navegar por los ríos europeos, entre el Danubio y el Volga, entre el Rin y del Guadalquivir, o también entre el Éufrates y el Tigris.

La arquitectura de cero emisiones de carbono está diseñada para cosechar energía renovable para que el prototipo de una energía positiva de uno, donde se puede generar más energía que consume.


Los desechos químicos y gas, arrojados por los barcos tradicionales y las industrias, también son absorbidos por Physalis.

Por otra parte, el doble casco del jardín anfibio cuenta con una red hidráulica que permite filtrar el agua fluvial y para purificarlo biológicamente por los sistemas plantados en el techo.


De esta manera, el arquitecto francés ha diseñado Physalia, un prototipo arquitectónico de un jardín anfibio -un ágora flotante dedicado a limpiar las rutas acuáticas en Europa-. El proyecto pretende además dar a conocer las necesidades de mantener una gestión sostenible de las fuentes de agua.

La solución que se ideo fue crear una isla flotante 100% auto-suficiente en cuanto a energía se refiere. El proyecto es inspirado en un anfibio pneumatophorous llamado -Physalia physalis- que significa -Burbuja de Agua-.


La cubierta de la estructura contiene una membrana neumática doble cincelada con células solares fotovoltáicas lisas. Bajo la cáscara, las hidro-turbinas transforman la energía de la corriente de agua en hidro-electricidad.

La superficie del casco está formada por una capa de aluminio que cubre la estructura de acero multicapa. El acabado metálico está recubierto por una capa de Óxido de Titanio IV en forma de anatasa que reacciona con los rayos ultravioleta, reduciendo la contaminación del agua.


Como añadido para convertirse en un recipiente auto-limpiador, el diseño puede absorber y reciclar mediante un proceso de fotocatálisis. Physalia contiene una doble cáscara separada por una red hidráulica que filtra el agua que fluye y purifica biológicamente gracias a su cubierta ajardinada. El interior está dividido en cuatro jardines temáticos: agua, fuego, tierra y aire.

Este sistema acuático es una suma de la naturaleza y la biotecnología, diseñado para navegar por los ríos europeos entre el Danubio y el Volga, entre el Rin y del Guadalquivir, o también entre el Éufrates y el Tigris. La arquitectura de cero emisiones de carbono está diseñado para cosechar energía renovable para que el prototipo de una energía positiva de uno, donde se puede generar más energía que consume.


Los desechos químicos y gas que es rechazada por los barcos tradicionales y las industrias también es absorbido por el Physalis. Por otra parte, el jardín de anfibios se cruza en su doble casco con una red hidráulica que permite filtrar el agua fluvial y para purificarlo biológicamente por los sistemas plantados en el techo.










vía: http://noticias.arq.com.mx/Detalles/10631.html#.WrPxT5ejnIU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *